Liceo Gregorio Cordovez

Uniformes escolares durante los inicios de nuestro liceo

¿Se imaginan que hoy en día los alumnos tuvieran que usar un uniforme según la ocasión, la temporada o el nivel?

El primer indicio del uso de uniforme escolar de esta institución, es señalado en el reglamento provisorio, tiempo después de la firma del decreto de su fundación. Éste señala la ropa que deben usar los alumnos para salir a la calle: debe llevar una banda azul terciada con un escudo, cuyo color del fondo diferenciaba a los que estudiaban gramática de los que estudiaban filosofía, matemáticas y teología. Esto demuestra la influencia de los simbolismos, por ejemplo en el caso del uso de un escudo que facilitaba la identificación con el establecimiento.

                                                 

Los uniformes del año 1821

Uniforme dentro del colegio: pantalón con cierre de alzapón en paño negro, camisa blanca de lino y levita abrochada hasta el cuello en paño negro.
Uniforme fuera del colegio: pantalón con cierre de alzapón en paño negro, camisa blanca de lino y frac de cuello alto de paño negro.
Uniforme de misa de gracia: calzón con cierre de alzapón con medias largas blancas, camisa blanca de lino y frac de cuello alto en paño negro.

En 1828 el Ministerio de Interior establece un decreto para los Institutos de Santiago, Coquimbo, Concepción y Talca que reglamenta el uso de un uniforme para los alumnos dentro de las casas: pantalón y casaca corta de brin color plomo, corbata negra, gorra de piel y zapatos de becerro y cordobán.
Uniforme para la salida: pantalón con cierre de alzapón en paño negro, camisa blanca de lino con cuello ala y corbata blanca de seda, chaleco de cuello alto de paño negro. casaca larga de paño negro con botamanga y cuello bordados en seda. el cuello lleva bordadas estrellas de seda verde y las iniciales i n en cada borde superior.
Uniforme de los seminaristas: pantalón con cierre de alzapón en paño negro, camisa blanca de lino con cuello ala y corbata negra de seda, chaleco de cuello alto de paño negro. levita larga de paño negro.
Uniforme de los superiores: pantalón con cierre de alzapón en paño negro, camisa blanca de lino con cuello ala y corbata blanca de seda, chaleco de cuello alto de paño negro. casaca larga de paño negro con botamanga y cuello bordados con hojas de laurel y estrellas.
Este decreto de 1828 establecía también, la vestimenta que debieran usar los rectores y vicerrectores: que era el mismo de los estudiantes, diferenciándose y adicionando más bordados en el cuello y bordes de la casaca.

Si bien no sabemos el real impacto de estas ordenanzas, lo que sí es seguro es que en un nuevo estado independiente las autoridades no tuvieron el tiempo ni el interés en hacer cumplir estos decretos por lo que se indicó que los alumnos anduviesen vestidos de un modo “regularmente decente”.

 

                                               

En estos uniformes podemos ver el intento por diferenciar a quienes asisten a las instituciones educativas de los que no lo hacen: el uso de una misma indumentaria identifica a los integrantes de un grupo como tales, tanto entre sí como ante los demás.

La exigencia del uniforme implica el intento de una comunidad por construir una identidad específica, convirtiéndose en una marca que la diferencia de otras instituciones y de otros jóvenes. Aun esto, el reglamento invita a los alumnos a considerarse entre ellos como iguales.

En las imágenes aparecen alumnos de nuestro establecimiento en el Desfile de uniformes escolares históricos, desarrollado en el I Congreso de Educación y Patrimonio que organizó nuestra institución en julio. Ellos visten algunos uniformes de 1821 y 1828, confeccionados por alumnas de la carrera de Diseño de Vestuario de la Universidad Tecnológica Inacap.
Nicole Ramírez Rivera
Investigadora
Departamento de Patrimonio y Extensión